Cuatro remiseros dieron positivos por alcoholemia y el problema era en el alcoholímetro

Cuatro remiseros dieron positivos por alcoholemia y el problema era en el alcoholímetro

Cuatro conductores de remises vivieron una extraña situación en la esquina de San Jerónimo y Moreno donde inspectores municipales realizaban controles de alcoholemia a conductores.

Según puso averiguar LT10, fueron cuatro los choferes que soplaron la pipeta y dieron positivo. Todos ellos negaban haber bebido alcohol, e incluso uno de ellos presentó un papel en el que acreditaba que era paciente de riesgo y que no podía tomar.

Ante esta situación, notaron que algo no era normal, porque hicieron una quinta y sexta prueba con otras personas y también dieron positivo. En ese momento surgió la posibilidad de que el problema estuviera en el aparato que registra los valores.

Marcelo es patrón de uno de los conductores que vivió esta extraña situación y contó los  detalles: “Yo entrego personalmente mis coches a los conductores en un galpón, y los recibo yo mismo y veo las condiciones. Este chico es muy responsable, cumplidor. Se va a las 7 y me llama a las 8 llorando, que le sacan el auto, que le dicen que estaba borracho”.

El joven trabajador decía que lo querían llevar preso porque “juraba y perjuraba” que no había tomado y que faltaba el respeto, que le iban a sacar el carnet y que se quedaban sin el sustento de su familia.

“Ahí le pregunto cómo puede ser si yo lo vi hace un rato y estaba bien” agrega Marcelo que se fue hasta Moreno y San Jerónimo donde vio en primera persona la situación.

Acto seguido, los inspectores se hicieron a un lado y cuando volvieron pidieron disculpas y liberaron a todas las personas que tenían retenidas.

Al realizar la consulta pertinente a la Municipalidad, confirmaron que cuatro remiseros habían dado positivos, pero que se trató de un inconveniente con el alcoholímetro, y que aparentemente, derivaba de haber sanitizado los equipos con alcohol.

Cabe recordar, que en Santa Fe rige el "Alcoholemia Cero" y es aún más riguroso para los conductores profesionales quienes se quedan sin licencia para trabajar si detectan alcohol en sangre al volante.

En esta ocasión, tanto a los cuatro conductores, como a los dos inspectores a los que se les realizó el test, el resultado daba 0.20.