Por qué el "invierno meteorológico" ya comenzó

Por qué el "invierno meteorológico" ya comenzó

Por calendario, el invierno comienza el 21 de junio a las 00 horas de cada año. Sin embargo, sabemos que por astronomía esa fecha no es del todo correcta. Para ser precisos, este año el invierno comienza muy cerca de ese punto, a las 00:32 horas. El año pasado, comenzó el 20 de junio a las 18:43 horas. Esto se debe a que nuestro planeta no tarda exactamente 365 días en dar una vuelta alrededor del Sol (motivo de los años bisiestos), ni su órbita es un círculo perfecto.

Entonces los puntos donde comienzan astronómicamente las estaciones del año varían de un año al otro. Todo esto es una complicación para realizar estadísticas a largo plazo (decenas o centenas de años). Por eso, para la meteorología, las estaciones comienzan el día 1 del mes en que comienza cada estación. En este caso, este martes comenzó el “invierno meteorológico”. De esta manera, se toman meses enteros para las estadísticas, ocupando el invierno el período comprendido por los meses de junio, julio y agosto. Las diferencias producidas por el intervalo entre el 1 y el 21 de junio, en el que formalmente estaremos en otoño todavía, se compensa con las diferencias de las otras tres estaciones en las que se realiza el mismo procedimiento.

Qué es el "invierno meteorológico"

Se denomina así al período anual comprendido por los meses de junio, julio y agosto caracterizado por las bajas temperaturas, la humedad y los días nublados.

El invierno arranca con el solsticio invernal, que esta vez será el lunes 21 de junio. Pero el 1 de junio es considerado por la meteorología como el inicio de lo que se llama "invierno meteorológico". Esta designación tiene en cuenta los características más distintivas de la temporada fría en el hemisferio sur, pese a que, más formalmente, entre el 1 y el 21 de junio todavía se está en el otoño.

Junio empezó con frío

Junio empezó frío por las mañanas y con temperaturas más agradables a la siesta en la ciudad de Santa Fe. La primera semana del mes contempla temperaturas mínimas de entre 10 y 15 grados y máximas de entre 23 y 25 grados. Sin embargo, la presencia de nubes -que aumentará con el correr de los días- amenaza las buenas condiciones del tiempo.

 

Según indicó el especialista en clima de Aire de Santa Fe, Pablo Lucero, la inestabilidad llegará a la ciudad el viernes.

Este miércoles, se espera un día con nubes y sol, con una temperatura mínima de 11°, una máxima de 24° y viento leve del sur.

 

Según explicó Lucero, este jueves el viento volverá a rotar al noreste y habrá un día soleado y con temperaturas en ascenso desde la tarde. Pero el viernes la nubosidad aumentará rápidamente debido al acercamiento de un nuevo pulso de aire frío que, al interactuar con la masa más cálida y relativamente húmeda que estará presente en la región, producirá inestabilidad. Se espera que puedan producirse lluvias y algunas tormentas aisladas, sobre todo hacia la noche de ese día y en la madrugada y la mañana del sábado.

El estimado total de lluvia se ubica entre 10 y 40 milímetros. Posteriormente descenderán nuevamente las temperaturas, teniendo poca nubosidad el domingo (y con temperaturas frescas, sobre todo en la mañana), pero con abundante nubosidad y condiciones inestables nuevamente desde el lunes y posiblemente toda la próxima semana.